La Estructura Simple

La estructura de una Organización puede definirse en base a una serie de parámetros de diseño -especialización, tamaño de las unidades, centralización o descentralización- y elegirse en función de lo que Mintzberg denomina factores de contingencia. Estos factores de contingencia pueden ser la edad, el tamaño, el sistema técnico utilizado, las condiciones del entorno e incluso las relaciones de poder en el seno de la Organización.

Refiriéndonos al entorno como el factor de contingencia más relevante, podemos comprobar cómo los diferentes modelos organizativos que podríamos denominar clásicos han ido facilitando la adecuación de las empresas a las condiciones de demanda de sociedad en la que estaba inmersa. Para comprobarlo vamos a utilizar el análisis que John Naisbitt hizo sobre la evolución de una serie de factores que él denominó estratégicos aplicados a tres tipos básicos de sociedades: la Sociedad Agraria, la Sociedad Industrial, y la que él llamó Sociedad de la Comunicación y de la Información .

Aplicando su análisis al tipo de Sociedad más primitiva, la que hemos denominado sociedad de tipo agrario, Naisbitt obtuvo que la organización estratégica de las empresas que pervivían en este modelo de Sociedad era la desarrollada alrededor de la granja, con una estructura orgánica o simple.

Esta es la forma estructural más primitiva, caracterizada por una absoluta falta de elaboración y típica de una “organización por encargos”. Las pocas o muchas personas que trabajan en la empresa dependen de un único jefe, quien centraliza toda la información sobre la actividad y que asigna -o cambia- tareas concretas a personas concretas. Estas personas se convierten así en responsables de la ejecución del “encargo” -que por otra parte es una tarea poco especializada y fácilmente intercambiable- de principio a fín.

Este tipo de organigrama presenta aplicación en entornos empresariales sencillos, que pueden ser entendidos y manejados por un sólo individuo, que es además el que toma todas las decisiones. Corresponde, por tanto, a organizaciones muy centralizadas -autocráticas y paternalistas- que desarrollan su actividad en entornos muy estables y de poca complejidad, como efectivamente eran los de la sociedad de tipo agrario.

¿Conoces tu función en la estructura?

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook

One comment

  1. Pingback: La Estructura Funcional |Teneo