Preparados, Listos…Ya

EL ORO DE LOS REYES DEL DESIERTO Y LA PLANIFICACIÓN COMERCIAL

El comercial, por naturaleza, es una persona de acción. Orientado a estar en la calle, dedicar tiempo a los clientes, actuar y tomar las cosas tal como llegan.

Pasar tiempo en la oficina, resolver asuntos administrativos y planificar se suele ver como un lastre, una pérdida de tiempo y de energía respecto a lo que debería ser su verdadera ocupación: salir a vender.

Y más en tiempo de crisis. Es comprensible, la presión por alcanzar los objetivos “nos obligan a pisar el acelerador” y actuar de forma decisiva y rápida.

“Vamos a salir a vender y ya veremos lo que va pasando sobre la marcha” es la estrategia seguida por muchos comerciales abrumados por unos exigentes objetivos de venta en un entorno desfavorable.

Ahora bien, en este contexto es precisamente donde más aplica el famoso refrán “vísteme despacio que tengo prisa”. Actuar sin más, sin un plan, supone estar expuesto a toda suerte de dificultades careciendo de una visión global de por dónde vamos.

 El juego formativo “El Oro de los Reyes del Desierto” pone en evidencia claramente este efecto.

Esta experiencia propone a los participantes una trepidante carrera por el desierto en busca de oro en la que los equipos deberán superar dificultades climatológicas en forma de tormentas de arena y supercalores.

La actividad permite a los participantes reflexionar sobre la utilización de los recursos disponibles, la importancia de planificar y buscar la eficiencia en la ejecución.

Hemos utilizado este juego formativo al inicio de programas formativos de habilidades comerciales y el resultado ha sido extraordinario. Las potentes conclusiones de la actividad y sus paralelismos con el día a día de la empresa permiten alinear a todos los comerciales con una visión común.

“Planifica para ganar y no sólo para sobrevivir en el desierto” es uno de los aprendizajes clave del juego.

Como la vida misma.

¿Quieres saber más del juego El Oro de los Reyes del Desierto?

 

Comments are closed.